El «Pavo al Horno» y el Jueves de Acción de Gracias….

Si hay un protagonista especial en las mesas el Día de Acción de Gracias (que se celebra este jueves 23 de noviembre) ese es sin duda el pavo relleno, plato estrella en los hogares de EE.UU. y cada día en más restaurantes de todo el mundo, ademas son muchas las cocinas españolas que se decantan por él en fiestas importantes como Navidad o Fin de Año.

¿Por qué esta ave es la elegida para celebrar el Día de Acción de Gracias y que se celebra este día?

El Día de Acción de Gracias (en inglés Thanksgiving Day; francés Jour de l’Action de grâce) es una fiesta nacional celebrada en Canadá, en los Estados Unidos, en algunas islas del Caribe y en Liberia. Festividades con nombres similares tienen lugar en Alemania y Japón. El Día de Acción de Gracias se celebra el segundo lunes de octubre en Canadá y el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos, y alrededor de la misma parte del año en otros lugares.

Aparte de agradecer por todas las bendiciones recibidas durante el último año, es un día para reunirse en familia para disfrutar de un banquete propio para tal ocasión, cuyo plato principal es el pavo asado como ya hemos mencionado

Resulta que en el año 1620, mas o menos 100 peregrinos europeos llegaron a suelo americano y se instalaron en Massachusetts. Durante su primer año en América, grandes fueron las penurias que sufrieron por no saber cómo obtener de la tierra los alimentos necesarios.

En medio de esa situación, recibieron la ayuda de los indígenas Wampanoag, quienes les enseñaron a sembrar maíz y calabaza, entre otros productos. Al año siguiente, la comunidad logró una gran cosecha, y según la historia, invitaron a los indígenas una fiesta para celebrar juntos el gran regalo de la tierra. Pero nadie sabe que fue lo que se comió en esa primera cena. Lo que si sabemos es que las fiestas de cosecha se volvieron tradiciones populares en varias comunidades desde ese entonces.

En 1863, en medio de la Guerra Civil Estadounidense es cuando el presidente Abraham Lincon proclamó Acción de Gracias como un “día festivo a nivel nacional” para intentar restablecer al país de la devastadora guerra, el cual se celebraría el último jueves de noviembre.

Pero la fiesta no se establece de manera oficial por el congreso hasta 1941, año en el que el presidente Franklin D. Roosevelt, proclama como festivo el día de Acción de Gracias

El origen de la utilización del pavo como platillo principal se desconoce, aunque se sabe que es una especie nativa de América. También se preparan pasteles y se comen diversas frutas, principalmente, manzanas.

Una de las tradiciones de este día es el indulto que da el Presidente a uno de los dos pavos que se servirían en la cena de la Casa Blanca.

Durante el Día de Acción de Gracias, las tiendas, bancos, comercios y grandes cadenas permanecen cerradas. Al día siguiente se lleva a cabo el tradicional Black Friday (Viernes Negro), donde los ciudadanos salen desde muy temprano de sus casas para ir a los negocios a comprar cosas en oferta.

LA RECETA:

Hay muchas formas de prepararlo y cada familia tiene su propia receta. Esta es una de las más habituales

Antes de nada a la hora de comprar el pavo hay que asegurarse que esté bien limpio por dentro y por fuera. (Para seis personas será suficiente con un pavo de cuatro kilos)

Ingredientes:

  • Pavo de 4 kilos- Mantequilla- Sal- Pimienta
  • Relleno: Cebollas- Zanahorias- Calabacines- Setas-Espárragos verdes-Aceite

RELLENO

Una vez en casa y con todos los ingredientes listos es el momento de empezar el relleno. En primer lugar hay que cortar en juliana la verdura – zanahoria, cebolla, calabacines pelados y espárragos-. Se sofríe empezando por la zanahoria y la cebolla para ir añadiendo poco a poco las demás verduras. Pasados unos minutos se unen las setas y se cocina durante diez minutos. Mezclamos bien todos los ingredientes y está listo el relleno.

Con el horno precalentado a 250 grados y el pavo limpio para meter el relleno se salpimienta al gusto y se introduce el preparado de verduras y setas.

Antes de introducir el pavo en el horno hay que coser la parte por donde se ha metido el relleno.

Cierra la abertura usando una aguja con hilo fuerte, de esta forma el relleno no se saldrá al momento de hornear el pavo.

A continuación, se coloca el ave sobre la bandeja de horno recubierto de mantequilla.

Uno de los secretos para que el pavo quede jugoso es rociarlo en su propio jugo cada quince minutos, esto hará que no se seque y quede jugoso.

Para seis personas será suficiente con un pavo de cuatro kilos y estará listo en dos horas a una temperatura de 180 grados.

(Otro manera de asarlo es  cubriéndolo con papel de aluminio e introducirlo en el horno a 180ºC. durante 4 o 5 horas -1 hora por kg.- Cada 20 minutos deberás darle la vuelta al pavo y volver a taparlo y en la última hora se retira el papel de aluminio para que se dore.)

 

DEGUSTACION

El pavo no lo trinchamos como si fuera un pollo en tajadas, sino que vamos cortando lonchas empezando en la pechuga. Los muslos, alas y demás presas se deshuesan para que cada comensal pueda servirse solamente la carne

La tradición dice que cada comensal debe poner en su plato una cucharada de puré de patata, otra de relleno y la carne de pavo que desee, junto a la salsa y a la mermelada de arándanos, mezclando a su gusto.

Esta receta tradicional americana del pavo de Acción de Gracias, es también una buenísima opción para preparar en Navidad o Año Nuevo…

¿Te Atreves a Probar?