Torrijas de Leche nuestra elaboración

Dentro de las recetas de postres más tradicionales en España, no podían faltar las torrijas con pan.

Es una receta muy tradicional, el dulce más típico en Semana Santa es un postre muy sencillo que está basado en una rebanada de pan, la cual está empapada en leche, rebozada en huevo, frita en aceite de oliva virgen extra y aromatizada al gusto con almíbar o, en nuestro restaurante, azúcar y canela.

La historia de las torrijas es bien antigua, se remontan hasta 2000 años atrás. Los romanos escribían ya en su tiempo como preparar una especie de torrija con galletas de trigo. Y estas estaban bañadas en leche, tostadas en aceite y servidas con miel.

En el siglo XV al parecer eran un alimento indicado para la recuperación de parturientas…

Un postre internacional donde los haya, los franceses las llaman “Pain perdu” (pan perdido). Los ingleses, “Poor Knights of Windsor”, en América, “French Toast“. Los suizos “Fotzelschnitten” y nuestros vecinos de Portugal, “Rabanadas”

Hoy os queremos presentar una receta tal como la solemos preparar en Restaurante La Candela con tan sólo una variación, el tipo de pan. En nuestras casas, como en casi todas, este era un postre de reciclaje y se reutilizaba el pan de días anteriores, en La Candela las torrijas tradicionales las preparamos con un tipo de pan especial para torrijas, más ancho, esponjoso y grueso de lo habitual.

Os explicamos  como elaboramos esta receta sencilla paso por paso por si queréis atreveros a probar vosotros mismos:

  • El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche:
    • Lavamos muy bien los limones y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego pueda amargarnos el postre.
    • Para la preparación de la leche aromatizada usamos un ingrediente que va a marcar la diferencia, “vainas de vainilla”.

(Para sacarle el mayor provecho, cortamos los extremos, la parte más ancha de la vaina con un cuchillo, la rajamos de un extremo al otro, abriéndola como un libro y raspamos el interior con la hoja de un cuchillo, así sacaremos las semillas. Y la  vaina limpia la añadiremos a la leche.)

  • Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Luego bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos la vaina de la vainilla, la piel del limón y por último una rama de canela.

(Para que no salgan empalagosas no añadiremos azúcar a la leche que estamos infusionado, sino cuando preparemos el almíbar con el azúcar y la canela que añadiremos al final.)

  • Dejamos todo reposar durante 5 minutos. La leche debe estar tibia o fría cuando la empleemos para empapar las torrijas. De esta manera unificamos sabores y os quedará realmente deliciosa.
  • Batimos los huevos hasta que espumen un poco y añadimos unas cucharadas de leche infusionada, volvemos a batir.
  • En una sartén ponemos aceite de oliva virgen extra y calentamos a fuego medio.

(mientras se calienta el aceite)

  • Llenamos un recipiente con la leche infusionada y fría que habíamos reservado. Y vamos mojando el pan elegido para las torrijas. Le damos la vuelta para que se impregnen bien pero que no chorreen y la pasamos por el huevo batido que ya tenemos preparado
  • De ahí directamente a la sartén con aceite ya bien caliente.
  • Freímos las torrijas por los dos lados hasta que estén doradas y las retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.
  • Llenamos un recipiente ancho con azúcar y canela en polvo. Unas dos cucharaditas de canela en polvo por cada 100 g de azúcar. Mezclamos bien con un tenedor y rebozamos las torrijas en esa mezcla, que se impregnen bien de azúcar y canela.
  • Dejamos enfriar y degustamos a temperatura ambiente o frías.

Recordad que las torrijas están mejor de un día para otro, así se recubren de una capita de almíbar dulce y suave que las hacen simplemente deliciosas.

Si no te Atreves a Probar….

Puedes degustarlas en nuestro restaurante, solo durante la Semana Santa….